13 Kilómetros: Cuando la distancia sí importa

Entre el taller donde damos vida a nuestros diseños y nuestra flagship store en Vía Augusta tan solo hay 13km de distancia, lo que coloca nuestros bolsos y complementos de piel en el circuito de la moda de proximidad


En Brussosa apostamos por la sostenibilidad, involucrando a artesanos locales y utilizando pieles recicladas del sector alimentario con el fin de reducir al máximo la huella medioambiental de todo el proceso.
Favorecer el consumo consciente es uno de nuestros objetivos. También ofrecer piezas timeless de concepción y producción local de alta calidad y que no están sujetas a modas pasajeras.


Bajo la etiqueta #13km, enarbolamos con orgullo la bandera del slow fashion, consolidándonos como una marca de bolsos y complementos de piel diseñados y fabricados éticamente en Barcelona que aboga por el shop local y la importancia de lo duradero. Queremos que nuestros clientes conozcan con total transparencia nuestra cadena de suministro, revelando que entre la mesa de diseño del artesano en la que nuestras piezas cobran vida y nuestra tienda física en la Ciudad Condal únicamente hay 13 kilómetros de distancia, minimizando el impacto medioambiental derivado de transportes y envíos.


Frente a la moda industrializada, que produce de forma masiva y acelerada, desde Brussosa defendemos un movimiento totalmente contrario que mima el producto dedicándole todo el tiempo que se merece. “Tenemos la suerte de contar con un equipo de personas que comparten nuestra pasión por la artesanalidad de los bolsos y las cosas bien hechas. Para nosotros es fundamental que los oficios artesanos se mantengan vivos. Es nuestro particular granito de arena para reactivar la industria local de nuestra comunidad”, comenta Núria Brussosa, una de las cofundadoras de la marca.
Las manos artesanas que esculpen estos bolsos se toman su tiempo para lograr una factura óptima. De hecho, a veces se sobrepasan los timmings y las piezas llegan más tarde de lo previsto. Este amor por los detalles, que nada


tiene que ver con la celeridad de la fast fashion, lejos de suponer un inconveniente para las ventas, de hecho es que es algo que nuestros clientes aceptan de buen grado porque forma parte de nuestro saber hacer.
Brussosa es sinónimo de bolsos que se fabrican de forma lenta, uno a uno, piezas únicas con personalidad propia, pero con un denominador común: la calidad. Esta exclusividad entronca con el concepto timeless, un activo esencial que intentamos mantener, que prima los diseños sencillos y atemporales en los que la verdadera protagonista es la piel. De este modo, se apuntala el shopping consciente y responsable de un consumidor que quiere saber dónde, cómo y quién está detrás de la moda que compra. En base a ello, premia con su fidelidad a los modelos de producción éticos, limpios y de bajo impacto ambiental.


La puesta en valor de las prácticas sostenibles en la moda forma parte de nuestro ADN, que asumimos desde nuestro lanzamiento la aplicación de criterios respetuosos con el medio ambiente en todos nuestros procesos, desde la selección de la materia prima hasta la fabricación y distribución de nuestras colecciones, reducidas pero impecables.


“Nos encanta ser transparentes con nuestros clientes, por eso estamos orgullosos de afirmar que cada idea, cada patrón, cada técnica... Todo, absolutamente todo, nace y se produce en la provincia de Barcelona. Para crear nuestras piezas solo utilizamos pieles naturales, recicladas del sector alimentario. Además, somos muy respetuosos con todo el proceso de selección de las mismas, los tratamientos que aplicamos y la elaboración de cada uno de nuestros bolsos”, - Núria Brussosa.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.